lunes, 26 de abril de 2010

Ya está hecho

Digo yo que Hernán Cortés sentiría algún tipo de, digamos, pequeña congoja después de quemar las naves...

...Hoy mi chica ha dejado su curro para venirse a Seattle conmigo, a demostrar de lo que es capaz....ha dejado un trabajo seguro y estable, con el que tenía una relación de amor-odio un tanto nociva...

Hay decisiones que marcan la vida, y está claro que esta es una de ellas:

Me fui a Madrid a estudiar lo de hacer avioncitos.
Le dije que sí a una chica que se me lanzó.
Le dije que sí a un curro en el otro lado del mundo.
Y ahora ella lo deja todo para venirse conmigo.


...y a mi no me llega la camisa al cuerpo.

6 comentarios:

Fatelux dijo...

Me alegra un montón¡¡¡¡ Espero que todo os vaya bien y seais muy felices.

Ahora sólo tienes que decirle que recupere su blog, que estaba genial.
Ya sólo os falta que salgáis en "Españoles por el mundo"

Creo que mi visita a Seattle para el año que viene va a ser más que obligada...

Un abrazo, primote¡¡¡

FyG dijo...

Suerte que nunca somos del todo conscientes de las implicaciones futuras de nuestras decisiones, que sino no nos atreveriamos a mover un dedo!!! :)

Seguro que todo saldra bien! Pisais tierra conocida y, la verdad, se esta muy bien aqui!

Cristina dijo...

Quien dudara que no te quería, ahí tienen la muestra.
Un beso

PD Y qué me lancé, que cara más dura

Sergio Bonachela dijo...

Te lo he dicho en persona, pero para que quede por escrito que parece que le imprime más carácter y sentimiento:

Muchas felicidades a los dos! (y mis mejores deseos para lo que habrá de venir a partir de ahora)

aeroroldy dijo...

Gracias a todos por el apoyo, la verdad es que una vez hecho, se va una gran parte de los nervios....a ver que tal va.

Para empezar intentaré dedicar más tiempo al blog y menos al Facebook!

Jika dijo...

Eres un afortunado. Cúidamela. Que te cuide. Disfrutad. Comed mucho y bien (y luego contárnoslo, ya sabes).

Qué suerte tenéis, jodíos.

Comienza vuestra aventuraza.

Mil besos desde Madrid (no sabes lo felices que estamos por vosotros y, no lo dudéis, empieza la cuentra atrás para ir a veros en tropel).