sábado, 16 de mayo de 2009

Hasta siempre blanquito!


Tenía esta entrada pendiente desde hace un tiempo, así que aquí va:

Hace ya un tiempo que tenía en un estado de jubilación-descanso mi cochecillo de toda la vida, el Y-10 AKA "la macchina sportiva italiana". Por un lado no tenía sentido deshacerme de él al comprar otro coche una vez que ya no hay plan prever, y la verdad es que el jodío funciona estupendamente a sus bien llevados 16 tacos, así que tampoco es cuestión de sacrificarlo.
Mi idea era darle una buena jubilación, durmiendo en garaje (cosa que el pobre llevaba años sin hacer) dando paseitos los fines de semana y demás...es decir, lo que se merece una joya como él...

Pero la realidad estaba siendo algo distinta. No teniendo la ocasión de sacarlo todos los findes, se estaba resintiendo de la inactividad...todo el mundo sabe que un deportivo italiano de altas prestaciones no se puede tener parado en un garaje, ¿verdad?

Así que andaba yo preparándolo para pasar su anual y enésima ITV cuando mi hermano me comentó si se lo podía dar para que lo usaran en Sevilla, con su empresa.
¿En que perfil encaja más mi blanquito que en ser el coche de un estudiante que curra por las tardes? Ese trabajo sabe hacerlo perfectamente, si señor.

Así que el Y10 va a tener otra jubilación distinta, pero estoy seguro que esta le va a gustar más. Lo de no moverse en semanas era como "El Castillo del Jubilado" de Sprinfield o "Prados Soleados" de Miami...mejor así.

La verdad es que me pongo a pensar en la de cosas que he pasado ese coche desde que aquel diciembre de 1995 (?) mi padre se lo regalara a mi madre...y ni te cuento desde que tras jubilarse mi madre me lo pasó a mí tras un épico viaje de Canarias a Madrid con mi padre al volante..jejeje...ahhh, se pone uno melancólico...pero no soy el único, hasta en los anuncios de la época se notaba esa sensación, para muestra un botón:


Pues si, me pongo a recordar... con ese coche descubrí el acuaplaning, (y el también, pobre) y que el paragolpes de un mercedes no es rival para un capó y el radiador de una maquina de precisión...

Siempre ignoré a los que decían que era un coche de chica...que con una realción peso/potencia de 16...algun coche grande se podía poner rojo...aunque viendo en los anuncios de la época que tipo de chica lo conducía, pues...en fin, tampoco pasa nada:



Además, un coche de chica no transporta desde una lavadora (o era un lavavajillas?)...que no pensé que cupiera ni de broma, hasta sacos de cemento. Un verdadero titán, si señor.

Y sí, la suspensión era algo blanda, por que no decirlo, pero los asientos eran cómodos y abatibles.... ;) ay que recuerdos!

Sólo espero que le den la vidilla y los cuidados que se merece "la più bella e perfomante macchina sportiva italiana di alte prestazioni quell'io ho pilotato"
(dicho así para que él lo entienda y saque pecho)

¡Hasta siempre pequeñín!

5 comentarios:

Cristina dijo...

¡Cuántos buenos recuerdos! Y siempre ha estado ahí, nunca a fallado.
Le echamos de menos. ánimo amor!TQ

Aerogodo dijo...

Al menos ya no tendrás que buscarlo por los madriles. Recuerdo que era muy jugoso para los amigos de lo ajeno.

Ahora tocará buscarlo por Sevilla.

aeroroldy dijo...

Anda que no hace de eso...cierto, cierto, 2 veces lo abrieron y otras 2 se lo llevaron entero...
Pero eso se terminó según le puse la pegatina antirrobo...esa que pone: "Madrid"

gabi campanario dijo...

hola carlos! hasta cuándo estás por aquí? a ver si esta vez es posible y nos tomamos una cerveza o algo. un saludo desde Mill Creek!

aeroroldy dijo...

Mill Creek! Nunca había caido que vivías tan al sur!
Pues ando por Seattle hasta el 5 de junio. Habra que tomar esa cerveza y hacer planes, sigo convencido de que unos dibujos tuyos de la gente trabajando en la planta del 787 quedarían genial. Por aquí no me hacen mucho caso con el tema, igual hay que conformarse con el típico Boeing Tour del museo...lo has hecho?