lunes, 12 de febrero de 2007

Llegada a los estates.


Resulta curioso llegar a este país.

En cuanto bajas del avión te entra una especie de congoja del tipo:
¿y si les da por no dejarme entrar? que estos no se andan con chiquitas y te largan a Guantánamo...y ya te imaginas posando en interviú para pagar a los abogados...

Una vez pasa esa fase y el consabido interrogatorio, te relajas y comienzas a disfrutar de las "pequeñas diferencias" que decía Samuel L. Jackson...

Todo tiene un tonillo familiar, porque todos nos hemos criado con miles de pelis que hablan de como viven y nos enseñan como son las cosas por aquí, pero por muchas que hayas visto, no es lo mismo verlo en vivo.

Las diferencias se ven en cuanto pisas el suelo...la gente en general es 1.5 veces el españolito medio. Unas veces sólo de alto, otras de alto y ancho y otras...bueno, la comida basura es lo que tiene.

Tengo que admitir que después de oír tanto contra ellos, una vez que les tratas te das cuenta de que puede que sólo te hayan contando la parte mala, van un par de ejemplos:

Aquí la peña es amable hasta el asco, ¡y os lo dice alguien que ha estado en Tailandia!

Yo creo que esta gente lo que tiene es que hace todo al 100%. Si se les mete en la cabeza ser amables, pues eso, que te pasas dándoles los buenos días a todo el mundo, y no sólo diciendo hola y eso, que aquí si les das pie, te preguntan hasta por lo que tal el día. (e incluso ponen cara de que les interesa....parece increíble que esta gente luego tenga armas en casa)

Eso sí, cuando su curro es de ponerse serios...no les gana nadie. Si un poli te pide algo se lo das y punto. ¡No hay peor trago que se te acerque un poli y no entiendas una mierda de lo que dice! Hasta el más machote traga saliva y le tiembla la voz para decir...
"esquiusme, can you ripit?"

No quiero saber que se siente si te para un poli de carretera...y por cierto, del tema coches ya hablo luego.

Me estoy dispersando, pero es que al principio todo impresiona un poco, intentaré tratar un tema cada vez.

Eso sí, me tengo que poner serio y hacer más fotos.

1 comentario:

Angust McKlow dijo...

Es verdad! te cruzas con uno y en seguida te pregunta ¿duyu jav a naiz dei?
y claro!, le miras con cara de pan, y le dices, hasta ahora si...

¿Y el español por aquellos lares que tal? ¿se habla, se entiende?